Lápiz

Vértigo

39 Cumplí 39 años el 23 de enero y lo celebré en Los Ayala, Nayarit, México. Empecé el festejo con un viaje en furgoneta desde San Pancho. Amigos, música y selva. Alquilamos una lancha para avistar ballenas. Siempre quise ver una, desde niño. Y pudo ser ahora, a los 39. Subí al mirador en la playa del toro. Y no fui capaz de ponerme en pie sin temblar. El estupor en los músculos de las piernas, del pecho, del corazón. Nunca antes temí a las alturas. Fui temerario, antes. Pero algo pasó en el pacífico, que lo cambió todo.
Read more

Médula

Ansío un espejo vertical que refleje mi cuerpo entero 175 cm rectangulares ahorcados en mi pared Un espejo que me atraviese Que permita el visionado de mis órganos Me quiero ver Verificar que el corazón sigue en su sitio, a destajo y sin cobrar Si no fuera posible el reflejo, quiero entonces una estaca Vidrio fragmentado o cristal filoso Llamar a la epidermis, quebrar puertas Desatascar el cráter del volcán Y que la lava y la ceniza hagan lo suyo A poro abierto Quiero mirar
Read more

Quebrantahuesos

Es mi boca la trampa dispuesta en tu camino Mi ojo acecha entreabierto desde el suelo Tus falanges egipcias merodeando de puntillas Borracho del arpegio silencioso de tus dedos   Asgo al fin tus tobillos con mis brazos y en mis prisas por amarte te desmiembro El ensayo de tu fuga se asemeja Al prolapso que provoca tu reniego   Soy un niño arrancando alas de pájaro De cualquier cosa que flote y me hipnotice Mariposa, colibrí, quebrantahuesos   Me como esos pies con los que vuelas Y acaricia mis labios tu aleteo Ya que no puedes bailar, no me...
Read more

Muerto

Anoche tuve una pesadilla que me despertó. Un hombre me ponía una navaja en la yugular. Yo podía sentir que el metal no estaba afilado y, por un instante, no tuve miedo. Pero luego bajó lentamente la cuchilla hasta mi estómago y la hundió sin prisa. Después de unos segundos, sentí el calor de mi sangre negra brotando de mi abdomen. El atacante abandonó la escena de prisa. El resto de hombres testigos permaneció sin hacer nada, mirando cómo me desangraba. Llamen a una ambulancia, por favor, supliqué. Pero nadie hizo nada. Para evitar la muerte, mi mano empezó a...
Read more

Vengo con las manos rotas y la columna quebrada de agachar la cabeza

A veces miro piernas y digo en voz alta: que me partan el cuello con un movimiento de tijera. Que me caigan a patadas. Las bellezas destructoras. Que me aplasten, me aniquilen, yo me doy. Tengo sangre de esclavo, sé agachar la cabeza. Que me cieguen, que me hundan en el fango ahora que pueden. Que aprovechen que estoy vivo y que me maten. Que me usen como un trapo, que me humillen, por favor.     foto de @delunar
Read more

Una buena prostituta

Una buena prostituta se prepara; se da un baño y se lava. Es merecedora de poemas, fuma puros. Una buena prostituta, mantiene el cuello erguido mientras aguanta las piedras, que llueven de manos infantiles. Y ni uno solo de los insultos le ensucia más que el lodo las enaguas. Una buena prostituta queda viuda del poeta y aun así sigue cobrando. Porque es buena. Porque han salido de sus flujos los influjos. Y porque nunca fue una moneda de su mano a la del capataz. Porque no es furcia de burdel, no es ramera de caminos. Es la Venus negra...
Read more

Formas fantásticas de ser Jerry Luis: pigmeo enmascarado

Manda foto de bíceps, escribe JL por el chat. En Grindr se trafica con genitales; de bíceps no tienes. Arremangas tu sudadera y aprovechas la luz de la nevera de carnes, arrasada por la histeria antes de que llegaras al súper: brazo Popeye, clic, enviar. Casa de campo. Merendero pasando rotonda. Cerca lago. 20min, te responde. Sueltas las bolsas medio llenas en el pasillo. Una empleada te increpa, pero seis persañas caen sobre tu compra y la reponedora se entretiene con ellas. ¡Un metro de distancia, señores! Persañas, no escuchar; solo arramplar. La pandemia no intimida a los runners, abundan...
Read more

Teatro de Sangre

Pan y circo Un imperio no se construye a base de compasión y los romanos fardaban de ello.  Por ello proveían diversión y espectaculares contiendas a una ciudad sedienta de sangre. Así emergió -de las canteras de piedra caliza de Tívoli-, el anfiteatro Flavio. Escenario para guerreros, delincuentes, animales exóticos y  el delirio por las apuestas. El Coliseo fue inaugurado en el año 80 después de Cristo y en el festín murieron cinco mil animales y un número desconocido de hombres. Teniendo como atractivo principal los espectaculares combates de gladiadores, el anfiteatro Flavio o Coliseo, corazón del espectáculo romano, albergaba...
Read more

Maeterlinck en el infierno

Análisis del silencio en la obra La instrusa de Maurice Maeterlinck La flor negra El mejor beso, dicen, es el que nunca se ha dado. Porque se desea, se idealiza; no puede definirse. Como la muerte, ¿quién ha vuelto para contarnos lo que se siente? Esa es nuestra espera eterna hasta que deja de serlo... morir. Y mientras esperamos, nos dejamos la piel y la vida hablando. Nos apuramos en manifestar nuestra existencia poniéndole nombre a todo; usamos la palabra para mostrar que estamos vivos. Tememos a la ausencia del sonido, la voz,  la palabra. Porque el silencio es tan...
Read more